Mujeres en Construcción

Updated: Jun 22

Cuando construir obras significa también construir igualdad



Algunas tienen más de 20 años de trabajar en obras de infraestructura, otras apenas si superan su primer año de experiencia en el sector, pero todas coinciden en un detalle: el camino para ganar un espacio profesional en el mundo de la construcción ha sido desafiante y lleno de obstáculos.

Cada mañana, cuando llegan a su sitio de trabajo lo primero que hacen es ponerse las botas, el casco, el chaleco de seguridad y una buena actitud para enfrentar los desafíos que les implica moverse en un mundo muy masculino.

Esta realidad ha marcado el camino laboral de un grupo de mujeres que hoy en día tienen bajo su responsabilidad la gerencia, supervisión y gestión de proyectos de infraestructura en la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) en Costa Rica.

A propósito de la conmemoración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, este grupo de ingenieras organizó un conversatorio al que llamaron “ Con Nuestra Propia Voz” un espacio para reflexionar sobre los desafíos de ser Mujeres en Construcción.

“Este espacio lo pensamos como punto de partida para comprender lo que enfrentamos las mujeres en la construcción y como base para una reflexión que, con suerte, será transformadora. Existe, sin duda, un doble discurso. Se espera mucho de nosotras y en muchas ocasiones sólo tenemos una oportunidad de hacerlo bien. Este es el sentimiento común que nos embarga a todas, la conclusión a la que llegamos en conjunto”, nos comenta Teresa Molero, gerente del Proyecto Circunvalación Norte, una de las grandes obras donde UNOPS gestiona la supervisión en Costa Rica

El desarrollo de obras de infraestructura es y ha sido, históricamente, un contexto típicamente masculino donde las mujeres están tomando espacio poco a poco. Por esa razón, a lo largo del mes de marzo de 2021, los espacios de conversación dieron lugar a un análisis de los retos que tienen en común y de cómo los van enfrentando día a día.

“En la universidad, en el primer curso de topografía, hicieron un grupo de solo mujeres, para no atrasar a los hombres. En el grupo únicamente había cuatro mujeres y solo dos terminamos la carrera”, nos cuenta Rebeca Portilla, ingeniera topógrafa en el Proyecto Circunvalación Norte.
“Yo era la única mujer en mi generación, y el profesor me decía que a mí me tocaba jalar el equipo, esto como una muestra de que tenía más que demostrar y que sí podía hacerlo, aunque fuera mujer”, relata Vanessa Gutiérrez, inspectora de obra en el Proyecto Circunvalación Norte.

Pero los obstáculos apenas comenzaban con la época universitaria, pues según este grupo de mujeres ingenieras, el ingreso al mercado laboral ha sido aún más demandante.

“Cuando inicié en inspección, casi no habían inspectoras mujeres y debía realizar un trabajo y el ingeniero no sabía si debía asignarme ese trabajo a mí por ser mujer, así que cuando tenía una tarea importante, sabía que esa era mi única oportunidad de demostrar que podía hacerlo y bien”, cuenta Gaudy Arroyo, inspectora de obra en el Proyecto Circunvalación Norte.

De acuerdo con el estudio “Las mujeres en el trabajo - Tendencias de 2016” realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el 2016, la desigualdad entre mujeres y hombres persiste en los mercados laborales mundiales, en lo que respecta a las oportunidades, al trato y a los resultados. La publicación destaca que los notables progresos realizados por las mujeres en cuanto a los logros educativos no se han traducido en una mejora comparable de su posición en el trabajo. Entre 1995 y 2015, la tasa mundial de participación de las mujeres en la fuerza de trabajo cayó del 52,4 al 49,6 por ciento según dicho reporte.

Datos citados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en 2018, indican además que los trabajos tales como construcción tienen una representación femenina en Costa Rica de apenas de un 3% y en el resto de América Latina de un 4,7%.

Pero las cosas están cambiando y los espacios de oportunidad y un clima de trabajo seguro es posible. En UNOPS Costa Rica se ha alcanzado la paridad en la contratación. 52.6 % de las personas que trabajan en la organización son mujeres.

“En UNOPS promovemos la igualdad de género, la diversidad e inclusión a través de los proyectos que implementamos en cada país. Como parte de la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible promovemos de manera cotidiana la integración de consideraciones de género, diversidad e inclusión a fin de asegurar condiciones igualitarias tanto para hombres como para mujeres a la vez que un espacio seguro de trabajo, bajo la consigna de no dejar a nadie atrás”, manifestó Alejandro Rossi, Representante de UNOPS en Costa Rica.

A pesar de que el sector construcción es tradicionalmente dominado por los hombres, en todos los proyectos que ejecuta UNOPS en Costa Rica se cumple con el compromiso contractual de que al menos un 10% de que las personas contratadas por firmas contratistas sean mujeres.





PROYECTOS | GOBIERNO DE COSTA RICA Y UNOPS